Acto sin palabras II

El acto Sin Palabras II es un juego de la pantomima corto por Samuel Beckett, su segundo (después de que Acto Sin Palabras I). Como muchos de los trabajos de Beckett, la pieza al principio se formó en francés (Acte sans pone en libertad condicional II), luego traducido a inglés por propio Beckett. Escrito a finales de los años cincuenta se abrió en el Instituto de Calderon Press en Oxford y fue dirigido por John McGrath. El estreno de Londres fue dirigido por Michael Horovitz y funcionó en el Instituto de Artes contemporáneos, el 25 de enero de 1960. La primera imprenta estaba en Nuevas Salidas 1, Verano 1959.

Sinopsis

Dos sacos y un montón ordenado de la ropa se sientan en un nivel más bajo, "violentamente encendió" la plataforma detrás de una etapa. Ambos sacos contienen a un hombre; el B está a la izquierda, un a la derecha.

Un polo largo (descrito en el texto como una "aguijada") entra del derecho, pincha el saco que contiene un para alertarle de su rutina cotidiana, y luego salidas. Después de necesitar un segundo golpecito finalmente surge. Es desaliñado y desorganizado. Engulle píldoras, reza, se viste al azar, mordisquea una zanahoria, y puntualmente “lo escupe con la repugnancia”. “Es un moper, un soñador hipocondriaco, quizás un poeta.” Su actividad principal, sin el objetivo aparente, debe llevar la etapa del saco llena dejada y velocidad lenta atrás en su propio que hace la salida del saco que contiene B ahora vulnerable a la aguijada.

La aguijada reaparece, esta vez con un accesorio de la rueda, y pincha el otro saco, saliendo como antes. El B es preciso, eficiente e impaciente; sólo requiere que un golpecito solo le despierte. La ropa – probablemente – doblado con esmero antes se dispersa ahora sobre (la evidencia clara de la existencia de un tercero), pero él nunca reacciona a esto y simplemente se ocupa de sus negocios. Sabe cómo vestirse y tener cuidado de su ropa. Toma el mayor cuidado de sí (cepillado de sus dientes y entrenamiento), mejor se organiza (comprueba su reloj – once veces en total – y consulta un mapa y brújula antes de salir para mover los sacos), pero de todos modos su cambio no es más significativo. Aunque tenga más para hacer que A, Beckett instruye que B realiza sus tareas enérgicamente de modo que debieran tomar aproximadamente el mismo tiempo como A. Después de mover los sacos se desnuda y, más bien que verter su ropa en un montón, el B los dobla con esmero antes de avanzar lentamente en su propio saco.

La aguijada aparece durante una tercera vez (ahora requerimiento del apoyo de dos ruedas) e intenta despertar A. Otra vez necesita dos golpecitos. Comienza a volver a jugar su pantomima anterior, pero este tiempo es cortado por un apagón, en cual punto el juego termina.

Las revisiones iniciales recorridas “del perplejo a desaprobar” y el juego fueron poco mejor en América pero para todo lo que Beckett escribió a Thomas MacGreevy: “Nunca he tenido tales avisos buenos.” Alan Schneider creyó que el problema consistía en que“ [c] no puede parecer que el ritics comenta sobre lo que no es antes de ellos sin traer por los pelos el más viejo [juegos] y racionalizar sus reacciones anteriores.”

Interpretación

“El juego sólo obliga si las cifras mecánicas de alguna manera se humanizan. Si la comodidad existe es porque la situación grave de humanidad si vano o reiterativo al menos se comparte, aun si ninguna cópula existe.” Los dos hombres trabajan juntos para quitarse de cualquier externo o elemental (ver "el Maná") la fuerza puede ser detrás de la aguijada; responde añadiendo ruedas. ¿En el tiempo que la lógica dicta alcanzarán una distancia segura dónde están más allá de su alcance, pero que entonces? ¿Sin ello para motivarlos, permanecerán se acurrucó en sus sacos? ¿Es esa muerte?

Eugene Webb toma una postura diferente. Cree que “la aguijada, represente la obligación interior del hombre [s] a la actividad. ¿Si el hombre no puede confiar en nada fuera de sí, hay allí algo dentro de él, que podría resultar digno de su esperanza y confianza? Lo que el Acto Sin Palabras II tiene que decir sobre esto es que el hombre es conducido por una fuerza obsesiva que nunca le dejará retirarse mucho tiempo en la inacción.”

El Unnamable estupendamente bien termina con, “No puedo continuar, continuaré.” La aguijada representa lo que pasa entre estas dos frases. Hay algunas semejanzas entre los caracteres A y B y los protagonistas de la Espera de Beckett de Godot, Vladimir y Estragon que pasan su tiempo del modo más o menos igual, entablado en tareas inútiles de divertirse y pasar el tiempo, aunque por último nunca no llevando a nada del significado. Sin embargo, el B es más parecido a un hombre de negocios, “una especie de Pozzo … grotescamente eficiente, un adicto al trabajo, una tuerca de la salud.” Entre ellos presentan “un cuadro compuesto del hombre”: el B es independiente y preventivo, A prefiere confiar en Dios externo.

Acto Sin Palabras II espectáculos que la vida se debe soportar, si no entendido. No hay ningunos triunfos, ninguna resolución … no hay ningún control del proceso, ninguna” vista ‘del cuadro más grande’.“ [N] A o B parecen realizar que cada uno de ellos lleva otro en su espalda [o que hasta hay un otro] … dan su carga por supuesto” como hace a Molloy, para citar un ejemplo solo, quien nunca las preguntas cómo ha terminado en el cuarto de su madre pagado por escribir la materia que sólo se devuelve la próxima semana cubierta en la corrección de pruebas de marcas. En efecto, A evoca al vagabundo Molloy del mismo modo ya que el B retira al detective Moran.

La acción podría ocurrir en un día o dos o quizás sobre el curso de sus vidas enteras. El movimiento a la izquierda es provocativo sin embargo “del paseo de Dante y Virgil en el Infierno.”

“En su lectura del Le mythe de Sisyphe (El Mito de Sisyphus) por Albert Camus, Beckett descubrió un símbolo para la inutilidad, frustración y absurdidad de los trabajos de todo el hombre. Sisyphus – uno de los grandes pecadores de la mitología clásica – sufrió el castigo eterno, necesidad teniendo de hacer rodar permanentemente una gran piedra a la cumbre de una colina, sólo ver que rodar se echa atrás otra vez. Nacer para decretar y soportar [un] ciclo eterno del resto de la actividad de la excitatión, sin cualquier progreso significativo conseguido, es el pecado que aflige A-B.”

Versiones de la película

La aguijada

En 1965 Paul Joyce hecho una película conmovedora del juego tituló La Aguijada que presenta a Freddie Jones y Geoffrey Hinscliff. Se publicó en una edición limitada (500 copias) de Nada que Hace en Londres [núm. 1] (Londres: Anthony Barnett, 1966).

Producción del NBC

El NBC en América transmitió una versión de Acto sin Palabras II en 1966, dirigido por Alan Schneider.

Beckett en película

En Beckett en el proyecto de la Película, el juego se filmó como si era una era de los años 1920 película silenciosa negra y blanca.

Ya que Beckett había instruido que “la pantomima se debería jugar en una plataforma estrecha baja detrás de [la] etapa, violentamente encendida de su longitud entera” el director, Enda Hughes, decidió, en vez de una etapa, poner el juego "en" una tira de película dirigida a través de un proyector de películas. En el lugar de una reducción lejos por el apagón, la acción de A es interrumpida por el proyector apagado. La acción ocurre a través de tres marcos que así cumplen el" [f] rieze el efecto” Beckett buscó.



Buscar